viernes, 11 de septiembre de 2015

No lo acabé. No sé por qué. Quizá porque Rimbaud no hay más que uno. O porque en McCulloch estaban a punto de apuñalar a César. O porque echaba a hervir el agua de los macarrones. Ya me da igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario