jueves, 21 de mayo de 2015

SUMISIÓN

Y sí. Lo leí de un tirón. Me dejó pensando. Un mundo -un país, da igual- en que las mujeres desaparecen de la vida pública. Se negocian. La conversión de los "intelectuales" también se negocia.  Baja el paro, claro, las mujeres en sus casas y tal. Hay muchas más cosas y algunas interesantes. El viejo Guènon, Huysmann, Bloy... ponen un fondo de formalidad universitaria. La tentación está bien clara. Poligamia para todos los que se la puedan pagar. Una esposa de cuarenta en la cocina, otra de quince en la cama. Y la sumisión, ah la sumisión. La mujer es feliz sometida a su marido, el hombre es feliz sometido a su Dios. Y cuando lo dijo la italiana de "Cásate y sé sumisa" por poco la linchan, Ya sé que ni los motivos ni los contextos tienen nada que ver. ¿Seguro? ¿Y por qué me acuerdo todo el rato de que "todo tiene que ver con todo"? ¿De que sólo un máximo de seis personas nos separan a unos de otros por muy patagónicos y letones que seamos? No he disfrutado del estilo, no tengo ganas de releerlo, no he aprendido nada, pero se me han quitado las ganas de escribir cualquier cosa hasta que le eche unas cuantas lecturas de otros cuantos libros encima y se me olvide un poco. Houellebecq.

No hay comentarios:

Publicar un comentario