sábado, 30 de mayo de 2015

SE DESLIZA

...Las campanadas antes del amanecer, las horas regladas de los rezos, la distribución de tareas, el contemplar cada día a la misma hora la luz del sol empujando las sombras de los ventanales por las losas de la biblioteca, las de los arcos sobre el claustro, la caricia de Dios que desliza el tiempo sobre el espacio, cada día semejante al anterior, pero nuevo, ligeramente nuevo, sin conmociones, permitiendo que el alma y el cuerpo se acostumbren a su propio mediodía, y a su ocaso, como un manso animal...

No hay comentarios:

Publicar un comentario