domingo, 12 de abril de 2015

DESPUÉS

Es justo después de su despedida de los miserables duques cuando don Quijote, en plena inocencia, me parece a mí, dijo aquello tan conocido de "La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que al hombre dieron los cielos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario