lunes, 27 de octubre de 2014

OTOÑO ACCITANO

Siento que mis fotos no le hagan justicia. Si la gente -la mucha gente- supiera la belleza de sus formas y colores, el parentesco geológico con la Capadocia, la luz, la anchura, el benévolo cielo, que aquí está con las palmas de las manos hacia abajo... el valle de Guadix se vería siempre invadido por esos peregrinos cada vez más numerosos que van al Japón, o al Jerte, a ver los cerezos, a los bosques de Pensilvania, a los géiseres...
No sé. A lo mejor no es para tanto. Después de muchos años de cruzar por aquí, en toda estación y a distintas horas, creo que le debo al lugar un reconocimiento, todo lo público que puedo, de su hermosura. Y en otoño, más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario