domingo, 12 de octubre de 2014

ANDANDO ALGUNAS VECES BARRIENDO


Los colores de otoño transparentan el hueso de los árboles. Tentación de verlo de la misma forma en que los desastres sociales, políticos y demás que nos rodean estos días, también transparentan el hueso de las trampas que nos pretenden encandilar. Con una magnífica lluvia releo la Vida de Santa Teresa, y encuentro allí los trazos que invitan a aquella libertad del alma que, vista desde fuera, es casi un burka. Con la básica diferencia de que el marido es Otro y la esposa, por más que lo parezca, no está cautiva ni despojada de más derechos que los que ella misma se quita. Así recuerda su estado de ánimo en sus primeros días de monja:
"...andando algunas veces barriendo en horas que yo solía ocupar en mi regalo y gala, y acordándoseme que estaba libre de aquello, me daba un nuevo gozo que yo me espantaba y no podía entender por donde venía..."

"Cuando desto me acuerdo, no hay cosa que delante se me pusiese, por grave que fuese, que dudase de acometerla..."

Noto que dar cuerda pública a estos pensamientos y garantizar su certeza y buen funcionamiento, en el caso improbable de un seguimiento masivo, sería ruinoso para los miles de comercios que viven de la gala y el regalo.
Y qué.


2 comentarios:

  1. El libro de la Vida es una maravilla. Y el de las Fundaciones,. Quizá te interese ver estos vídeos que están haciendo las carmelitas de Valladolid (este es el primero: https://www.youtube.com/watch?v=_AJwgHExjxw&list=UUJytoHmJyDwO5KlVM4o7cIw)

    ResponderEliminar
  2. Sí que lo son. Gracias por el enlace, Angel. Nunca me harto de ella.

    ResponderEliminar