domingo, 28 de septiembre de 2014

ROMANOS



En "El primer hombre de Roma", de Colleen McCullough, leo acerca del aumento imparable, abusivo, contradictorio con la abundancia de las cosechas, del precio del trigo, controlado por unos cuantos patricios y pienso -como no- en el precio de la energía en nuestros tiempos. No es que me quiten el sueño esas cosas, pero la conclusión me resulta desoladora:
Todos quieren ser el amado, nadie el que ama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario