sábado, 30 de noviembre de 2013

EL SÍNDROME GRETA GARBO




En no sé qué momento de su vida, según algunos demasiado pronto, ella, la Divina, notó que envejecía y se afeaba. Como todos saben, se dijo y dijo uno de los más famosos "nunca mais" que aún le agradecen muchos. No sé ni quiero saber a qué se dedicó. No quiero estropearme la imagen de lo que quizá fue un gran punto de partida. "Ya no tengo nada qué hacer por gustarle al mundo, al fin estoy de vacaciones. Sólo me importa figurarme el cielo para ir haciéndome a la idea y no se me haga raro cuando llegue."

1 comentario:

  1. No hay peor vejez que la que comienza demasiado pronto...¡ atention mademoiselle Solitude

    ResponderEliminar