martes, 11 de junio de 2013

Después de "El caballo de Santiago"

... Alguna vez alcanzan
tus manos el milagro;
en medio de los días indistintos,
tu indigencia, de pronto, toca un fulgor que vale
más que el oro puro: ...


Eloy Sánchez Rosillo

Escribo un cuento. "El caballo de Santiago". Lo retoco, lo corrijo. Me gusta. Varios días después encuentro este poema que lo resume exactamente. El poeta no conoce mi cuento. Yo no conocía el poema hasta después de haber escrito. No sé qué pensar. 
Pruebo a colocar la cita al principio del cuento, pero lo convierte en algo pretencioso, una especie de glosa, le quita su aliento original, le hace parecer un ejercicio de interpretación. 
Borro la cita y me parece que al cuento le falta algo, que le estoy escamoteando palabras que, de alguna forma, son suyas.
A lo mejor el poema vuelve innecesario el cuento. 

1 comentario:

  1. O viceversa. O juntos pero no revueltos. O tu alli, yo aqui. O loin des yeux loin du coeur. O ojála nos encontremos algún día en alguna parte. O ¡ que bueno que vinistes ! O tu cita me suena. O etc..etc..Y, nos vemos mañana.

    ResponderEliminar