lunes, 28 de enero de 2013

LIMONES DOMÉSTICOS



Con lo que aguantan. Que te asomas a la nevera y vas tirando en días sucesivos los tomates, los pimientos, las alcachofas, por supuesto, los pepinos, las peras..., hasta las zanahorias, y ellos siguen más o menos vivos, más o menos tersos, pero siempre amarillos, garantizando acidez, hasta que un día los ves con pelillos verdes.
Y cuando los limones tienen pelillos verdes es que has perdido la fe en las vitaminas.
Eso no es más que un síntoma, pues con los limones mohosos van cayendo a la basura tus insensatos propósitos de comer sano, de comer poco, de comer verdura, de tomar zumos, de hacer deporte, de correr por las tardes, o por las mañanas, de ir a nadar de vez en cuando, de mantener a raya el sedentarismo y el tabaquismo, de alejar los achaques, la obesidad, el humo de los coches, de...
Y, de pronto, te perdonas y te pones de tu parte, y encuentras de un cursi insoportable saber de triglicéridos y de lípidos, de colesterol HDL y del otro, y decides olvidar inmediatamente tanta salud y tanta monserga, y mientras cierras la bolsa con los malditos limones abres el armario y agarras un trozo de chocolate y te lo vas comiendo camino del contenedor. Total, para lo que dura esta, mejor correr para la vida eterna. 





3 comentarios:

  1. shshshshshshshshs !!!
    A mi me pasa lo mismo, pero con las zanahorias, que ademas envejecen como las personas : se achican y se arrugan.

    ResponderEliminar
  2. A proposito de vida sana : ¿ que te gusta más, andar descalza en la hierba un poco húmeda, o en la arena de la playa ?

    ResponderEliminar
  3. ¿ otra vez los limones...? Tantas lunas sin novedad...¿ lo achacaras a que estas estresada, o cocinada ? Pon algo nuevo tu(s) fan(s) tiene mono.....

    ResponderEliminar