miércoles, 24 de octubre de 2012

Suiza, compra, va.

Amanece en Barcelona y Jordi baila incansable,
feliz, experto, incurable, porque no hay una bandera
que parezca la señera, sino la cruz blanca y roja
en escuelas, hospitales, en los centros oficiales,
en los bares y juzgados, en los bancos y mercados.
Todo escrito en alemán, ya no queda catalán
ni el de para andar por casa. Nadie sabe lo que pasa
pero, de pronto, son ricos. Se terminaron las deudas,
nuevas empresas se abren, créditos interminables
abundan en las carteras. Se compran las casas nuevas,
todo el mundo estrena coche, brilla en festejos la noche
que se retira asombrada. Porque llegó, como un hada,
Suiza y compró Cataluña. Con los fondos financieros
que guardaban los banqueros, en sus cavernas secretas.
Ya no hay crisis, ya no hay nada, que nos impida gozar
de prontas jubilaciones, de estupendas vacaciones,
de proyectos fabulosos, de magníficos derroches,
de champán y rock an roll.
Deberían enfadarse, pero les hace ilusión
ser suizos y no españoles, a los suizos tener playa
y a los demás .... ¡estar solos!
.

3 comentarios:

  1. CON FABRICAS DE CHOCOLATE?..Y DE BOMBONES...?
    BISCA SUIZA. ¿ pOR ESO NO MIRAN A LOS OJOS....

    ResponderEliminar
  2. Bombones y chocolate
    se acabó el pan con tomate;
    quesos, relojes y vacas
    rubias, grandes, nada flacas,
    ¿A qué esperas, Barcelona?
    En Suiza, la bolsa sona.

    ResponderEliminar
  3. ¿Se traeran las montañas, los rios, los vientos frescos, los pinos olerosos, los presipicios inmensos llenos de ecos, las casitas confortables de maderas, los lagos colmados de truchas, la choucroute, la bonne biére, los cielos bajos, los horizontes llenos de nieves, la educación,la limpieza, el orden, el gemusmann, el olalaolala i u.....

    ResponderEliminar