miércoles, 27 de junio de 2012

ATARDECER FRÍO Y...

En el lejano y envidiado invierno, que no veré sino a través de esta ventana, se confunden los colores del frío y del paisaje.
Nubes, tal vez el sol, algún pájaro negro, se atreven a la escarcha.
En la casa sitiada se arrebujan los huesos bajo la vida trémula.
Hay música en el cuarto, dentro del corazón. Lejanas notas que en lejanos años saltaban salpicando las aguas plácidas de un tibio mar, antiguo como las chilabas y los barcos de velas cuadradas.
El mismo sol que horas antes ha achicharrado la mitad del mundo se esconde tímido camino del océano.

(Dibujos de Corinne)


1 comentario:

  1. En el lejano y envidiado invierno, que no veré sino a través de esta ventana, el tiempo se aletarga, dormita y finalmente se para.

    Bonito texto.

    (Me gustaría escuchar esa música antigua en el corazón, pero creo que el ruido no me deja)

    ResponderEliminar