jueves, 10 de mayo de 2012

OLVIDOS CIENTÍFICOS DE POCA MONTA



Si empezamos un paquete de arroz, de fideos, de lentejas, etc., observamos cómo se resiste el envoltorio defendiéndose de una rotura civilizada. Total, una bolsita de papel. No vale la pena buscar tijeras que Dios sabe dónde andarán.  Le damos vueltas al paquete tirándole pellizquitos prudentes. No puede ser.

Finalmente, con las manos resbaladizas, entumecidas de tanto tirar y apremiadas porque el agua ya hierve y tal, conseguimos una estruendosa raja de arriba abajo por donde salen los granos de arroz directamente al suelo y a todas partes, por más que toda la operación se lleve a cabo encima del poyo de la cocina.

Supongo que científicos de todo el mundo se habrán reunido cientos de veces para tratar el problema. Razones de peso se lo deben impedir, tales como que otro tipo de papel estropearía el contenido, o que un envase de cristal encarecería el producto.

Pero, cuando me pasa, pienso que los malditos científicos de las empresas de alimentación jamás en su vida se han cocinado un maldito puñado de arroz.

1 comentario:

  1. ¿Qué me dices de los paquetes de colines o "regañás"?, no hay forma de que el plástico no acabe totalmente rasgado, y los panecillos se pongan duros.
    Todo se solucionaría si a los que nos dedicamos a esto nos encerraran en una cocina con nuestros propios productos...

    ResponderEliminar