martes, 1 de mayo de 2012

EQUÍVOCOS CÁLCULOS


 Cordelia se hizo maestra. Como estuvo varios años intentando estudiar otras cosas anteriormente... veintisiete años. Mientras consiguió el destino próximo a su ciudad pasó tiempo. Cuarenta y cuatro. Se compró un piso y, cuando terminó de pagarlo, cincuenta y dos.

Tuvo que cambiar de coche y esta vez quiso uno bien bueno. Cincuenta y seis. Entonces se dio el capricho de su vida; comprarse una caravana para recorrer el mundo sin preocuparse del hospedaje.

-Yo la conocí cuando ella andaba por los cincuenta. Era rápida, inteligente, ácida y malhumorada, resentida y picajosa, desengañada de todo el género humano a partir de los diez años.
-Te metió en algunos líos.
-Sucia política particular.
-Te buscó enemigos.
-Todavía los tengo.

Pero el tiempo le había otorgado prendas jamás solicitadas: manías, listas infinitas de intolerables, impaciencias, fermentos y sarmientos de la soledad cultivada.

No soportaba a nadie ni nadie la soportaba a ella, ni soportaba viajar sola, como pudo comprobar después de la breve luna de miel con su caravana, que se está cayendo a cachos en un parking cementerio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario