jueves, 31 de mayo de 2012

DORIAN GRAY









































Me gusta que los cristianos escriban, por ejemplo, "El retrato de Dorian Gray", más que un libro de espiritualidad. Quizá Wilde aún no era oficialmente cristiano cuando lo escribió. Pero ese libro vale por todo un catecumenado. El intento, aquí tan logrado, de legar al mundo belleza redime, creo, y ante Dios quizá más todavía.
Supongo que el Altísimo se goza en las innumerables diferencias y disidencias de sus criaturas. Vamos es lo que yo haría.
El Dorian Gray es una obra de arte digna de ser releída y recordada mientras el mundo sea mundo. Ahora, por ejemplo, un siglo después, resulta más actual que cuando se escribió, tiempos en que la combinación entre conciencia y esnobismo era posibilidad de pocos. Hoy muchos de nosotros podríamos temer el azaroso encuentro con nuestro reflejo. Y tenerlo controlado no sería un consuelo.

He aquí un magnífico artículo sobre este libro. http://www.elpuercoespin.com.ar/2011/08/20/literatura-y-vida-oscar-wilde-era-el-retrato-de-dorian-gray-por-alex-ross/

No hay comentarios:

Publicar un comentario