martes, 22 de mayo de 2012

AUTOBÚS URBANO


Él es grande y corpulento, sin afeitar, una camiseta negra le resalta la redondez de la barriga. Ella, algo más menuda , también viste de negro y luce un ceño hostil de armas cargadas. El niño, aburrido, grita hasta que le riñen, luego habla solo a voces sin decir nada y por fin se dirige al hombre:
-Papá ¿es verdad que te has comprado una moto?
Su padre se calla mirando alrededor, como si no lo oyera. Su madre explica bien alto.
-Sí hijo. Tu padre se ha comprado otra moto con el dinero de arreglar el coche. (Pausa. Fuerte resoplido. Ironía envenenada) Ya tenemos en qué irnos.
El hombre sigue callado, como si no estuviera. Llega el autobús.
-Papá, ¿no subes?
-No, tu padre no sube. Tu padre se va en la moto.
Y efectivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario